Archivos C40

Himno Invasor

General de Brigada Enrique Loynaz del Castillo

General de Brigada Enrique Loynaz del Castillo

Letra y Música del General Enrique Loynaz del Castillo (15 de Noviembre de 1895)

A Las Villas valientes cubanos
a Occidente nos manda el deber
de la Patria arrojar los tiranos
a la carga a morir o vencer.

De Martí la memoria adorada
nuestras vidas ofrenda al honor
y nos guía la fúlgida espada
de Maceo el caudillo invasor.

Alzó Gómez su acero de gloria
señalando la ruta triunfal,
cada marcha será una victoria,
la victoria del bien sobre el mal.

Orientales heroicos al frente,
Camagüey, Villareños, marchad
a galope triunfal a Occidente
por la Patria, por la libertad.

De la guerra la antorcha sublime
cubra el cielo de intenso fulgor,
porque Cuba se acaba o redime,
encendida de un mar a otro mar.

A la carga escuadrones volemos
que al degüello el clarín ordenó,
los machetes furiosos alcemos,
muera el vil que la Patria ultrajó.

Breve Historia [4]

El 15 de noviembre de 1895, el entonces comandante del ejército Mambí, Enrique Loynaz del Castillo escribió las estrofas y compuso la música del Himno Invasor, en el campamento del General Antonio Maceo en la finca “La Matilde” en la zona de Najasa, provincia de Camagüey.

Enrique Loynaz del Castillo, joven de 25 años, que alcanzaría por su talento táctico y su valor temerario el grado de General del Ejercito Libertador cubano, le ofreció a la Patria las memorables estrofas y vibrante música del Himno Invasor, que es orgullo de los cubanos, y que recoge la gloriosa campaña invasora de las provincias occidentales de Cuba.

El 12 de febrero de 1943, en conferencia que ofreció en la benemérita Casa de Maternidad y Beneficencia, el propio general Loynaz del Castillo aclaró las versiones sobre el autor del Himno Invasor señalando: “Soy el autor, no solo de la letra, sino de la música”, y presentó una certificación firmada por los seis generales supervivientes que presenciaron, en el campamento del general Antonio Maceo, la creación del Himno Invasor.

En su conferencia, el general Loynaz del Castillo nos dice: “Horas y horas de solitarios ensayos fijaron en mi memoria la melodía, altiva y enardecedora. Enseguida me dirigí al General Maceo, mi compañero de cuarto y peligros en Costa Rica, y le dije: General aquí le traigo un himno de guerra…déjeme tararear.”

A medida que yo canturreaba los verso, la mirada se le iluminaba. Al terminar, con la estrofa evocadora de las trompetas de carga, puso sobre mi cabeza su mano – “Magnifico, dijo, será el Himno Invasor; si, quítele mi nombre. Y recorrerá en triunfo la Republica…”

Fue así como Loynaz del Castrillo con la colaboración del capitán Dositeo Aguilera, jefe de la pequeña banda del Ejército Invasor, hicieron el pentagrama, tarareado en sus bellas armonías por Loynaz del Castillo. Al final el capitán Aguilera formó la banda que inspiradísima y con magistral destreza, hizo vibrar en el campamento las notas del Himno Invasor, que con los años fue integrando instrumentos que le han dado el supremo realce que trazó la ruta triunfal.

A la carga escuadrones, volemos
Que a degüello el clarín ordenó,
Los machetes furiosos, alcemos,
¡Muera el vil que a la patria ultrajo!

 

Referencias

[1] http://www.juanperez.com/cuba/himnoinvasor.html
[2]  https://youtu.be/QV_ZU3LPvqY
[3] https://youtu.be/SXpDJZ_zIjI
[4] https://cubanstudiesinstitute.us/este-dia-en-la-historia-de-cuba/himno-invasor/
[5] https://www.ecured.cu/Himno_Invasor

Deja un comentario