Archivos C40

El Pacto de Miami (Noviembre de 1957)

Exiliados cubanos redactaron un «Documento de Unidad de la Oposición Cubana a la Dictadura de Batista», el cual fue firmado el 1 de noviembre en Miami Beach en la casa del Dr. Lincoln Rodón, ex presidente de la Cámara de Representantes, por representantes de siete grupos. Entre ellos estaban los expresidentes Carlos Prío y Carlos Hevia, junto al Dr. Manuel Antonio de Varona, expresidente del Senado., Dr. Roberto Agramonte, excandidato presidencial, y tres signatarios del Movimiento 26 de Julio. Fui testigo de la ceremonia por invitación del Dr. Rodón.

El documento repasaba la situación de Cuba y luego decía: En vista de lo anterior, los partidos políticos, las organizaciones revolucionarias y la Federación de Estudiantes Universitarios, unidos en suelo libre perteneciente a esta gran democracia que son los Estados Unidos de América. , acepta lo siguiente:

Primero: Incrementar la lucha contra el régimen de terror de Batista hasta que se restablezca en la isla una forma democrática de gobierno.

Segundo: Constituir el Consejo de la Liberación de Cuba para unir las fuerzas cívicas y materiales del pueblo cubano y organizar la transición entre la dictadura y un gobierno constitucional y democrático.

Tercero: Subrayar que se busca un gobierno constitucional, legal y democrático en el que el pueblo de Cuba pueda expresar sus deseos y declarar que la tiranía existente no ha podido ni podrá ofrecer sino anarquía, represión, terror. y saqueo.

Cuarto: Declarar que debido a la peligrosa situación que vive la Nación, no queda otra solución que hacer cesar el actual gobierno y constituir un gobierno provisional que presidirá el proceso de reconstrucción y convocar a elecciones generales que celebrarse a la mayor brevedad, para que el pueblo cubano pueda elegir libremente a sus candidatos, y brindar a este gobierno democrático un sólido respaldo para que se asegure su estabilidad e imparcialidad. Este gobierno provisional en ningún caso podrá exceder el término de dieciocho meses, al término de los cuales tomará posesión el nuevo gobierno elegido por el pueblo.

Quinto: Acordar que no se permitirá que el presidente provisional se presente como candidato a ningún cargo que deba cubrirse en las elecciones presididas por el gobierno provisional. Acordar, además, que los ministros, gobernadores y alcaldes deberán renunciar a sus cargos seis meses antes de las elecciones para poder participar como candidatos a la presidencia oa cualquier otro cargo electivo.

Sexto: Acordar el programa mínimo que deberá emprender el gobierno provisional en su labor de restauración del orden y la democracia en el marco del cumplimiento de la Constitución de 1940. Este programa debe inspirarse en los siguientes objetivos:

  1. Libertad inmediata de todos los presos políticos, civiles y militares.
  2. Restauración de las libertades civiles.
  3. Establecimiento de sistemas de control y sanción para acabar con la corrupción.
  4. Promulgación de una Ley de Servicio Civil.
  5. Creación de un mayor nivel de educación, investigación científica, educación técnica y la conservación de nuestros recursos naturales.
  6. Mejoramiento de las agencias e instituciones gubernamentales violadas y saqueadas por la dictadura.
  7. Preservar la estabilidad monetaria y trabajar para encauzar productivamente el crédito al país.
  8. Establecimiento de reglamentos de reforma agraria.
  9. La organización de elecciones libres en los sindicatos, en cuyo funcionamiento haya intervenido la dictadura.
  10. Creación de nuevas fuentes de empleo y mayor nivel de vida para los agricultores y trabajadores mediante el establecimiento de nuevas industrias y el desarrollo de la agricultura y la minería.

Séptimo: Declarar que el Consejo de la Liberación de Cuba respalda todas las denuncias de violación de los derechos humanos cometidas por Batista hechas por cubanos ante las Naciones Unidas y otros organismos internacionales; solicitar que, hasta que se logre la paz en Cuba, todos los envíos de armas entregados al gobierno cubano para la defensa hemisférica sean suspendidos por el gobierno de los Estados Unidos, ya que la dictadura está utilizando tales equipos contra el pueblo cubano y no para la defensa continental. Y solicitar a los Estados Unidos ya la Organización de los Estados Americanos el reconocimiento de este Consejo de la Liberación de Cuba, en vista de la guerra civil existente en la isla.

Octavo: Invitar a todas las instituciones cívicas, profesionales, religiosas y culturales cubanas ya las instituciones y organizaciones sindicales y financieras a respaldar estos ideales integrando este movimiento contra Batista.

Noveno: Reiterar nuestra firme decisión de separar a las Fuerzas Armadas de las luchas políticas y garantizar la adecuada organización de las mismas, y apelamos a ellas solicitándoles que también se unan a nosotros y apoyen el objetivo común de obtener la libertad de la tiranía que ha causado Cuba tanta sangre derramada, que el actual clima de odio y muerte que asfixia a la República cese para no volver jamás.

Décimo: Mantener tras el éxito de la meta revolucionaria la integración necesaria para llevar a cabo la tarea de dotar a nuestro país de la libertad que necesita y consolidar un régimen democrático para nuestra nación.

 

Fuente:
Pacto de Miami (1 de noviembre de 1957) traducido por Jules Dubois, publicado con su introducción y comentarios en Jules Dubois (1959): Fidel Castro: Rebel-Liberator Or Dictator? (Indianápolis: Bobbs-Merrill). págs. 188-190

https://www.scribd.com/document/19083448/Pact-of-Miami-1957-English-translation

Deja un comentario