Archivos C40

Kissinger consideró ataque a Cuba tras incursión en Angola

Back Channel to Cuba

 

«Creo que vamos a tener que aplastar a Castro», le dice Kissinger al presidente Ford.

Documento 4

La primera página del Resumen de Contingencias Cubanas de una serie de planes de contingencia secretos ordenados por el Secretario de Estado Henry Kissinger en 1976 (ver Documento 4).

Washington, DC, 1 de octubre de 2014 – El Secretario de Estado Henry Kissinger ordenó una serie de planes de contingencia secretos que incluían ataques aéreos y minería en puertos cubanos tras la decisión de Fidel Castro de enviar fuerzas cubanas a Angola a finales de 1975, según documentos desclasificados. hecho público hoy por primera vez. «Si decidimos utilizar el poder militar, debemos tener éxito. No debe haber medidas intermedias», instruyó Kissinger al general George Brown del Estado Mayor Conjunto durante una reunión de alto nivel de funcionarios de seguridad nacional el 24 de marzo de 1976, en la que participaron entonces El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. «Creo que vamos a tener que aplastar a Castro», dijo Kissinger al presidente Ford. «Probablemente no podamos hacerlo antes de las elecciones [presidenciales de 1976]». «Estoy de acuerdo», respondió el presidente.

La historia de la planificación de contingencia cubana de Kissinger se publicó hoy en un nuevo libro, Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations Between Washington and Havana, escrito en coautoría por el profesor de la American University William M. LeoGrande y Peter Kornbluh, director del Archivo de Seguridad Nacional. Proyecto de Documentación de Cuba. La investigación para el libro, que revela la sorprendente e inédita historia de los esfuerzos bilaterales hacia el acercamiento y la reconciliación, se basa en cientos de registros anteriormente secretos obtenidos por los autores. Los documentos que detallan el plan de contingencia cubano de Kissinger en 1976 fueron obtenidos por Kornbluh a través de una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información a la Biblioteca Presidencial Gerald R. Ford.

El Secretario de Estado Henry Kissinger y el Presidente Gerald Ford en la Oficina Oval (Foto: Biblioteca Presidencial Gerald R. Ford)

El Secretario de Estado Henry Kissinger y el Presidente Gerald Ford en la Oficina Oval (Foto: Biblioteca Presidencial Gerald R. Ford)

Según el libro, la consideración de Kissinger de hostilidades abiertas con Cuba se produjo después de un prolongado esfuerzo de conversaciones diplomáticas secretas para normalizar las relaciones, incluidas reuniones furtivas entre emisarios estadounidenses y cubanos en el aeropuerto de La Guardia y una sesión de negociación sin precedentes de tres horas en el hotel de cinco estrellas. Hotel Pierre en la ciudad de Nueva York. Los esfuerzos de Cuba por apoyar la lucha anticolonial en África, escriben los autores, «fueron el tipo de amenaza a los intereses estadounidenses que Kissinger había esperado que la perspectiva de mejores relaciones mitigara».

El libro describe a Kissinger como «apopléjico» con Castro (en reuniones en la oficina oval, Kissinger se refirió al líder cubano como un «pipsqueak») por la decisión de Cuba de desplegar miles de soldados en Angola para ayudar al Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA). partido de António Agostinho Neto contra los ataques de grupos insurgentes que contaban con el apoyo encubierto de Estados Unidos y el régimen de apartheid de Sudáfrica. Preocupado de que Castro eventualmente ampliara su incursión militar más allá de Angola, Kissinger aconsejó a Ford que tendrían que «acabar con los cubanos». «Si se mudan a Namibia o Rhodesia, yo estaría a favor de darles una paliza», dijo Kissinger al presidente, según un memorando de conversación del 15 de marzo de 1976 en la Oficina Oval.

En la reunión del 24 de marzo con un equipo de élite de seguridad nacional conocido como Grupo de Acciones Especiales de Washington, Kissinger amplió el escenario del dominó. «Si los cubanos destruyen Rhodesia, la siguiente será Namibia y luego Sudáfrica», argumentó Kissinger. Permitir a los «cubanos como tropas de choque de la revolución» en África, argumentó, era inaceptable y podría causar tensiones raciales en el «Caribe, donde los cubanos apelarían a minorías descontentas y luego podrían extenderse a América del Sur e incluso a nuestro propio país». «.

Documento 9

La primera página del memorando de conversación de la histórica reunión entre Estados Unidos y Cuba del 9 de julio de 1975 en el Hotel Pierre (ver Documento 9)

Además, Kissinger temía que la falta de una respuesta estadounidense al ejercicio global del poder militar por parte de una pequeña nación insular caribeña sería vista como una debilidad estadounidense. «Si en el extranjero existe la percepción de que estamos tan debilitados por nuestro debate interno [sobre Vietnam] que parece que no podemos hacer nada respecto a un país de ocho millones de habitantes, entonces en tres o cuatro años vamos a tener una verdadera crisis.»

Redactados en secreto por el Grupo de Acciones Especiales de Washington en abril de 1976, los planes de contingencia delineaban opciones punitivas que iban desde sanciones económicas y políticas hasta actos de guerra tales como minar los puertos de Cuba, una cuarentena naval y ataques aéreos estratégicos «para destruir a militares y militares cubanos seleccionados». -objetivos relacionados.» Sin embargo, los planificadores de contingencia advirtieron a Kissinger que cualquier acto de agresión podría desencadenar una confrontación entre superpotencias. A diferencia de la crisis de los misiles de 1962, se afirmaba en un documento de planificación, «una nueva crisis cubana no conduciría necesariamente a una retirada soviética».

De hecho, «una respuesta cubano-soviética podría intensificarse en áreas que maximizarían las bajas estadounidenses y provocarían así una respuesta más fuerte», advirtieron los asesores de seguridad nacional de Kissinger. «Las circunstancias que podrían llevar a Estados Unidos a seleccionar una opción militar contra Cuba deberían ser lo suficientemente graves como para justificar nuevas acciones en preparación para una guerra general».

Back Channel to Cuba se publicó hoy en una conferencia de prensa en el Hotel Pierre, lugar de la primera reunión oficial secreta para normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba en julio de 1975. Los autores sugirieron que la historia de tales conversaciones y las lecciones que sostienen, siguen siendo especialmente relevantes en un momento en que tanto el presidente Obama como el presidente Raúl Castro han declarado públicamente la urgencia de ir más allá del legado de hostilidad perpetua en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

LEER LOS DOCUMENTOS

Documento 1: Memorando de conversación, 25 de febrero de 1976

Durante una conversación con el Presidente Ford en la Oficina Oval, el Secretario de Estado Kissinger plantea la cuestión de la incursión militar de Cuba en Angola, dando a entender que las naciones latinoamericanas están preocupadas por una «guerra racial» debido a los esfuerzos de Cuba en África. «Creo que vamos a tener que aplastar a Castro. Probablemente no podamos hacerlo antes de las elecciones». El presidente responde: «Estoy de acuerdo».

Documento 2: Memorando de conversación, 15 de marzo de 1976

En otra conversación en la Oficina Oval, Kissinger plantea la participación militar cubana en África y expresa preocupación de que Castro pueda desplegar tropas en otras partes de la región. «Creo que tarde o temprano tendremos que quebrar a los cubanos… Creo que tenemos que humillarlos». Continúa argumentando que «si se mudan a Namibia o Rhodesia, estaría a favor de darles una paliza. Eso crearía furor… pero creo que podríamos tener que exigirles que salgan de África». Cuando el presidente Ford pregunta: «¿Qué pasa si no lo hacen?» Kissinger responde: «Creo que podríamos bloquear».

Documento 3: Reunión del Grupo de Acciones Especiales de Washington, Cuba, 24 de marzo de 1976

Kissinger convoca al Grupo de Acciones Especiales de Washington, un pequeño equipo de élite de funcionarios de seguridad nacional, el 24 de marzo para discutir una variedad de opciones y capacidades para actuar contra Cuba. «Queremos iniciar la planificación en los campos político, económico y militar para que podamos ver qué podemos hacer si queremos actuar contra Cuba», explica. «En el ámbito militar hay invasión o bloqueo». Kissinger comparte su teoría del dominó sobre la participación militar cubana en la región. «Si los cubanos destruyen Rodesia, el próximo paso será Namibia y luego Sudáfrica. Puede que sólo sean necesarios cinco años», argumenta Kissinger. Al discutir las opciones militares, afirma, «si decidimos utilizar el poder militar, debemos tener éxito. No debería haber medidas intermedias: no obtenemos ninguna recompensa por utilizar el poder militar con moderación». Kissinger ordena al grupo que elabore en secreto planes de represalia si las tropas cubanas van más allá de Angola.

Documento 4: Resumen del Plan de Contingencia de Cuba, (ca. abril de 1976)

Este documento es un resumen de la encuesta de Contingencia Cubana considerando las posibles reacciones de Estados Unidos a la continua intervención «estilo Angola» de Cuba y la URSS. El resumen señala que Estados Unidos ya está realizando algunos esfuerzos para disuadir una mayor intervención mediante «advertencias públicas, señales a la URSS, cambios en nuestra política africana y algunas medidas diseñadas para aislar a Castro». Si bien cualquier respuesta estadounidense afectará las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, «es más fácil ejercer presión sobre Cuba, como socio más cercano y más débil en una relación estrechamente entrelazada, que sobre la Unión Soviética».

Documento 5: Documento 1 del Plan de Contingencia de Cuba, (ca. abril de 1976)

Según este extenso documento de planificación de contingencias, el objetivo de estos planes es evitar un patrón en el que Cuba y la URSS «se arroguen el derecho de intervenir con fuerzas de combate en conflictos locales o regionales». El plan de contingencia describe cuatro cursos de acción que varían según una escala de gravedad para disuadir la continuación de una intervención cubana, que incluyen: presión política, acciones contra la URSS, un escenario de acciones (que combina medidas políticas, económicas y militares) y medidas militares. Cualquier medida adoptada hacia Cuba podría provocar una mayor tensión con la URSS. «En resumen, enfrentar a Cuba -el socio más débil- es un paso obvio hacia la confrontación con la URSS». Las medidas políticas se presentan como la mejor opción para disuadir a Cuba debido a las mayores posibilidades de que se produzca un «incidente» entre Estados Unidos y Cuba derivado de acciones militares. Junto a la posibilidad de un incidente, este documento señala que «uno de los principales objetivos de la política exterior de Cuba ha sido normalizar las relaciones con los países de este hemisferio».

El documento describe la opción de una cuarentena. Como Cuba depende en gran medida de las importaciones y de equipo militar extranjero (de la URSS), especialmente por vía marítima, Estados Unidos podría exacerbar la mayor vulnerabilidad de Cuba. Sobre ese mismo tema, el documento señala la base estadounidense en Guantánamo como la mayor vulnerabilidad para una respuesta cubana a cualquier acción militar estadounidense. Otras medidas militares descritas en los planes incluyen minar los puertos cubanos y realizar ataques punitivos contra objetivos seleccionados.

Documento 6: Documento 2 del Plan de Contingencia de Cuba, (ca. abril de 1976)

Este artículo cubre varias categorías de acciones estadounidenses contra Cuba: disuasión, presión para cesar y desistir, interdicción de acciones cubanas en curso y represalias. Cualquier forma de disuasión adoptada por Estados Unidos tendría que «basarse en la voluntad de tomar alguna medida si la disuasión falla». Sin embargo, y lo reiteré una vez más, cualquier acción adoptada para enfrentar a Cuba también incitaría a una confrontación con la URSS. Las posibles medidas militares presentadas incluyen tres formas de cuarentena (material de guerra seleccionado, importaciones de POL, bloqueo marítimo excluyendo alimentos y medicinas), minería en puertos cubanos y ataques aéreos punitivos contra objetivos seleccionados.

El documento señala dos ambigüedades importantes: el papel de la participación militar cubana en África y el umbral para determinar la respuesta de Estados Unidos a una provocación cubana. «En resumen, hay muchas posibilidades de que Estados Unidos se enfrente a una situación ambigua, en la que la intervención cubana no esté claramente establecida». Además, no existe «un umbral preciso» que determinaría la respuesta de Estados Unidos, salvo afirmar que el umbral sería bajo si la acción cubana estuviera dirigida contra Estados Unidos o sus territorios (Puerto Rico), más alto en el Caribe y América Latina. y el más alto de África.

El documento afirma que «debemos dejar claro que no vamos a volver a las travesuras de principios de los años 1960» y que Estados Unidos no está violando ningún acuerdo internacional. Si bien en 1970 los soviéticos indicaron que consideraban que el acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Soviética de 1962 todavía estaba vigente, «el hecho de que los cubanos no permitieran la supervisión de la ONU hace que el compromiso estadounidense sea técnicamente inoperante».

Documento 7: Ayuda memoria de Kissinger a Cuba, 11 de enero de 1975

Este mensaje conciliador redactado por un colaborador de Kissinger y aprobado por el Secretario de Estado, fue entregado a la parte cubana en el primer encuentro entre representantes de Estados Unidos y Cuba, que tuvo lugar en una cafetería del aeropuerto de La Guardia. «Nos reunimos aquí para explorar las posibilidades de una relación más normal entre nuestros dos países», comienza. El objetivo es «determinar si existe una igual determinación de ambas partes para resolver las diferencias que existen entre nosotros». Si bien las diferencias ideológicas son amplias, Kissinger expresa su esperanza de que tales conversaciones «sean útiles para abordar cuestiones concretas que a ambos países les conviene resolver». Como gesto hacia los cubanos, Estados Unidos permitirá que los diplomáticos cubanos (acreditados ante la ONU) viajen de Nueva York a Washington y puede comenzar a otorgar visas adicionales a los cubanos para reuniones culturales, científicas y educativas. Para Kissinger, «no sirve de nada intentar embargar ideas».

Documento 8: Memorando para el Secretario, Reunión en Nueva York con Representantes cubanos, 11 de enero de 1975

En un informe sobre la primera reunión secreta en el aeropuerto de La Guardia, Lawrence Eagleburger, colaborador de Kissinger, informa sobre el tono y el intercambio de opiniones. Los cubanos declararon que no tenían autoridad para negociar en ese momento, pero enfatizaron la importancia de eliminar el embargo como «sine qua non» para las conversaciones. Eagleburger informa que quería «dejar a ambos cubanos con un claro entendimiento de que si bien había recibido su mensaje, de ninguna manera estaba preparado -ni siquiera extraoficialmente- a aceptar [la eliminación del embargo] como condición previa para futuras conversaciones». Aunque por momentos hubo un tono aparentemente difícil en la reunión, como explica Eagleburger, «el ambiente de la reunión fue extremadamente amigable».

Documento 9: Memorando de conversación, Hotel Pierre, reunión entre Estados Unidos y Cuba, 9 de julio de 1975

Esta reunión marca la primera sesión de negociación formal para explorar las relaciones normalizadas entre Estados Unidos y Cuba. Para romper el hielo, Eagleburger sugiere que Kissinger está dispuesto a reunirse con el Ministro de Asuntos Exteriores cubano durante las próximas reuniones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre. El subsecretario de Estado William D. Rogers comienza explicando que Washington apoyaría el levantamiento de las sanciones multilaterales en la OEA y que luego Estados Unidos comenzaría a desmantelar el embargo comercial, pieza por pieza, en respuesta a gestos similares de los cubanos. En el transcurso de las siguientes tres horas, los funcionarios estadounidenses y cubanos discuten una serie de mejoras recíprocas y bilaterales de las relaciones, y gran parte de la reunión se centró en las respuestas cubanas a los puntos planteados por la parte estadounidense. Respondiendo al enfoque paso a paso de Estados Unidos, los representantes cubanos reiteran que cualquier condición previa para las conversaciones sigue siendo el levantamiento del embargo. «No podemos negociar bajo el bloqueo», argumenta Ramón Sánchez-Parodi; «Hasta que se levante el embargo, Cuba y Estados Unidos no pueden tratarse como iguales y, en consecuencia, no pueden negociar».

 

Fuente:

«Estos materiales se reproducen desde www.nsarchive.org con el permiso del Archivo de Seguridad Nacional.»

https://nsarchive2.gwu.edu/NSAEBB/NSAEBB487/

Información Adicional

Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana

#PARLAMENTOC40 – Sesión 12/15/2023

https://twitter.com/EduardoGaraicoa/status/1735843542767903218